Meridiano vaso concepción, mar del yin

vaso concepción

El meridiano vaso concepción tiene polaridad yin, su par yang es el meridiano vaso gobernador, no está relacionado a ningún órgano, controla los meridianos yin, tiene puntos internos de unión con todos ellos. Rige todas las funciones femeninas menstruación, reproducción, parto, menopausia y en los hombres las funciones que tienen que ver con la reproducción.

Recorre la parte delantera del cuerpo desde el perineo  al pliegue entre la barbilla y el labio, los textos antiguos apuntan que su inicio se encuentra en el punto 30 del meridiano del estómago, en este punto se encuentra  el Gu Qi (energía nutricia). Recordamos que el meridiano de estómago es el único canal yang que recorre la parte delantera del cuerpo por lo que se le denomina el yang dentro del yin, la nutrición es una función yin. Cuando nos referimos a nutrición hablamos de nutrición física, emocional y energética.

Dentro de las cinco sustancias fundamentales encontramos el Jing (fuerza vital), este se divide en tres partes, la primera corresponde a la fuerza vital que heredamos de nuestros antepasados, esta fuerza se aloja en el punto 8 del vaso concepción y 4 del vaso gobernador.

El punto 24 estimula todo el meridiano y libera estancamientos, regula los líquidos corporales. Este punto lo utilizamos en E.F.T. y en la regulación de las polaridades.

Mediante la lengua se une al vaso gobernador cerrando un circuito energético, esta es la razón por la que en algunas prácticas de pranayama o meditación se coloca la punta de la lengua sobre el paladar superior.

¿Quieres realizar cursos presenciales en tu centro?

Ponte en contacto conmigo y te facilitaré toda la información.

¿Quieres que te ayude personalmente?

Reserva una sesión gratuita de 30 minutos para buscar la mejor solución para ti.

¿Eres terapeuta? ¿Estás en ello?

Si lo eres o quieres llegar a serlo, únete a mi grupo Alcanza tu sueño

Quizás te pueda interesar...

¿Has visto el regalo que tengo para ti?

Guía formato tablet

No te quedes sin tu regalo